¿Qué son las semillas feminizadas y qué ventajas tienen?

0
0
Semillas feminizadas
Photo de ibtheman en seedfinder.eu | CC BY-NC-SA

Las semillas feminizadas son consideradas por muchas personas como las mejores para cultivar marihuana, no obstante, las semillas feminizadas se distinguen principalmente por constar de una revolución para el cultivo ya que permiten utilizar los espacios al 100% y sin ocasionar pérdidas. Así, demuestra un alto nivel de eficiencia, impide la posterior tarea de sexado y asegura la feminidad de la totalidad de las plantas.

   Otras características y beneficios de las semillas feminizadas

Especialistas sostienen que las semillas feminizadas son ideales para estancias llenas de flores, lo que posibilita un crecimiento mucho más uniforme para luego llenar los sistemas hidropónicos de plantas.

Además, este tipo de semillas sirve para los cultivadores más inexpertos, quienes al no saber si están frente a una planta macho o hembra se niegan a usar técnicas de entrenamientos.

Justamente esto último no es necesario en este caso ya que las semillas feminizadas son compatibles con cualquier técnica que sirva para optimizar o mejorar el funcionamiento de las plantas. Por esta razón, implican también una tranquilidad para los más experimentados dado que las emplearán con mayor facilidad.

Al mismo tiempo, y debido principalmente a todo lo mencionado, las semillas feminizadas resultan más eficientes y sus cultivadores trabajarán más rápido y con menores inconvenientes. De hecho, una vez que logran la floración carecen de la necesidad de desechar las otras plantas.

Claro está que los cultivadores y expertos deben estudiar bien cada contexto o requerimiento con el fin de establecer el método más adecuado. De todos modos, está comprobado que, por ejemplo, el cultivo Sea Of Green resulta aún mejor cuando se lo desarrolla con semillas feminizadas.

Lo cierto es que el nivel de confort y de calidad que las semillas feminizadas poseen es realmente alto, razón para pensar que su utilización se masificará y hasta se convertirá en tendencia en el mediano y largo plazo.

   Los cazadores de fenotipos, otro grupo al que le conviene utilizar estas semillas

Los cazadores de fenotipos que empleen las semillas feminizadas podrán encontrar y seleccionar las mejores cualidades de una variedad en concreto. Aunque el resto continuará siendo útiles para ellos, con las feminizadas se asegurarán un funcionamiento óptimo para conseguir lo que desean y en la cantidad justa.

Cabe destacar que no solo los cazadores de fenotipos son quienes evidenciarán estas ventajas, sino también todos los que aprovechen las cualidades de las semillas feminizadas y realicen sus tareas de manera más rápida.

Esto último se debe a que no tendrán que separar machos y hembras; a que observarán un desarrollo muy estable y uniforme, lo que redundará siempre en mejores resultados; y a que la presencia de machos (cuando requieran hembras) no dificultará el desarrollo de los trabajos y tampoco de la cantidad final cultivada, entre otras.

A su vez, un mismo espacio se aprovechará al máximo, lo que muy probablemente redunde en mayores ganancias. De hecho, en el caso de las semillas feminizadas sus cultivadores evidenciarán que las hembras son iguales de eficaces que los clones para el cultivo de estas.

Además, las denominadas variedades CBD se encuentran disponibles en versión feminizada, lo que muestra el nivel de utilidad que poseen, el cual se incrementa aún más empleando las semillas feminizadas.

Una trayectoria que las avala

Si bien son las más nuevas y revolucionarias, las semillas feminizadas datan de finales del siglo XX debido a un surgimiento como consecuencia de la necesidad por parte de muchas personas de cultivar semillas que garantizaran el desarrollo de plantas femeninas.

Cabe destacar que estas últimas demuestran importantes beneficios para los cultivadores, por lo que las semillas feminizadas fueron rápidamente aceptadas y su demanda se mantuvo casi siempre en constante crecimiento.

Incluso al comienzo estas semillas producían únicamente plantas de cannabis, pero su alta calidad y eficiencia les permitió avanzar y proclamarse como una gran opción para cultivar marihuana.

Todo ello tanto para producir como al momento de probar su sabor y su efecto, por lo que son consideradas, además, las de mejor relación precio-calidad en muchas regiones.

Las semillas feminizadas carecen de gran difusión, pero quienes las emplean a menudo dan cuenta de sus excelentes resultados y de su utilidad y eficacia general.